5 mejores prácticas para redes Wi-Fi de hospitales y atención médica

Wi-Fi es la tecnología inalámbrica más usada en la asistencia sanitaria. Su uso permite todo, desde dispositivos médicos móviles que ayudan a mantener e informar sobre la salud del paciente, hasta comunicaciones del personal, sistemas de alerta y alarma, y ​​redes de huéspedes implementadas para mejorar la calidad de vida y reducir el estrés para aquellos que reciben atención. El Wi-Fi es una tecnología de misión crítica para las instalaciones de atención médica y los hospitales, es por esto que los equipos a cargo de estas redes saben que la administración y la optimización continuas pueden tener un enorme impacto en el rendimiento general de la red.

Mejores prácticas de diseño de redes inalámbricas sanitarias

Una simple búsqueda en Google sobre “Diseño de Wi-Fi en el cuidado de la salud” o “Cuidado de la salud habilitado para Wi-Fi” arrojará una serie de buenos documentos, artículos y blogs sobre el proceso de diseño de Wi-Fi y, en algunos casos, sobre las mejores prácticas de configuración. Existe una comunidad vibrante de ingeniería de Wi-Fi gracias a organizaciones como los profesionales de CWNP y LAN inalámbrica con expertos en Wi-Fi que comparten abiertamente sus conocimientos y experiencias. Si redujeramos estos a cinco mejores prácticas, serían:

1. Reúna los requisitos detallados

Es importante reunir requisitos detallados, incluidos casos de uso específicos, tipos de dispositivos y tarjetas Wi-Fi que se utilizarán en la red. No es inusual que la red Wi-Fi de un hospital admita el acceso de empleados, invitados, BYOD, voz y dispositivos médicos, algunos de los cuales tienen más de 10 años de vida útil prevista.

2. Considerar la capacidad

La atención médica es un entorno dinámico, por lo que debe diseñarse para la capacidad, teniendo en cuenta que el sistema puede usarse para los servicios de ubicación en tiempo real. Debe haber muy pocos puntos de acceso que tengan una línea de visión directa entre sí, la mayoría instalados dentro de las habitaciones de los pacientes.

3. Diseño para 5GHz y Voz

Realice el diseño de RF para 5 GHz teniendo en cuenta el requisito típico de -65dBm / -67dBm basado en la preferencia por la voz. Las radios de 2.4 GHz se pueden desactivar según sea necesario si la densidad no permite un plan de canales limpio. No confíe ciegamente en la gestión dinámica de radio. Un plan de canales estáticos es mucho más estable y predecible.

4. Validar con un AP on Stick Survey

Realice un AP on Stick Survey, tomando lecturas reales en el sitio con el punto de acceso destinado para su uso y una tarjeta inalámbrica estándar. No es tan importante qué dispositivo se usa para capturar los datos como lo es para garantizar que el mismo modelo de tarjeta Wi-Fi se use de manera consistente. Las herramientas de Survey pueden imitar el RSSI para otros tipos de dispositivos típicos.

5. Dirija a los usuarios finales lejos de 2.4 GHz

Aleje a los usuarios finales del uso de 2.4 GHz, desactive las velocidades de datos 802.11b más bajas y aproveche la vinculación de canales con mucho cuidado, en todo caso, en el espacio de 5 GHz.

Últimos Blogs

Toda gran adversidad tiene grandes soluciones. La Nube es una de estas grandes herramientas que viene a cubrir las grietas laborales y académicas que ha generado la pandemia por Covid-19.
El penúltimo y aún en apogeo es el 802.11ac que se aprobó en el 2014 trabajando en la banda de 5 Ghz, con velocidades de hasta 2.3 Gbps y el más sonado en este momento 802.11ax con velocidad de hasta 9.6 Gbps y del cual veremos sus beneficios más destacados.